Algo pasa en Poza Rica, Veracruz y no beneficia a la prensa

Entre periodistas

Entre Periodistas

Por Andrés A. Solis*

 

El 22 de enero de 2020 en este mismo espacio hice referencia a una sesión de cabildo del Ayuntamiento de Poza Rica, Veracruz, en donde las y los regidores reclamaban al congreso del estado a reformar la ley de transparencia para “obligar” a las personas a dar su nombre y comentaba yo sobre  despropósito que esto significaba en materia de derechos de información y de transparencia. Leer aquí

En aquella columna comentaba los dichos del presidente municipal emanado de Morena, Francisco Javier Velázquez Vallejo, que aseguraba que “trataban de contestar” cuando es su obligación atender todas las peticiones de información, porque es su obligación.

Poza Rica es un municipio ubicado al norte de Veracruz, un municipio que depende del petróleo y la mayoría de los empleos están en las instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex), donde el hoy alcalde fue funcionario con buen nivel jerárquico y salarial.

Cuando el hoy alcalde era funcionario en Pemex, una de sus subalternas era nada más y nada menos que Rocío Nahle García, actual secretaria de Energía del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pero en realidad Velázquez Vallejo no tenía carrera política.

Pero algo está pasando en Poza Rica, porque esta intención del cabildo de vulnerar y violentar los derechos de acceso a la información son apenas una parte.

En la Comisión Estatal de Atención y Protección de Periodistas (CEAPP) de Veracruz, hay varias denuncias en contra del alcalde morenista de Poza Rica, por agresiones verbales contra reporteros y reporteras y quejas por obstrucción de personas funcionarias públicas en contra de la labor informativa.

Cierto, ha habido casos en que periodistas y medios locales han caído en el error de privilegiar escándalos o chismes en vez de hacer periodismo, pero el presidente municipal Velázquez Vallejo parece preferir el estilo lopezobradorista y agarrarla contra todo el gremio periodístico.

La actitud del presidente municipal lamentablemente envalentona a su equipo de trabajo, como recientemente pasó con el director de turismo municipal, Edgar de León, quien tuvo el desatino de reclamarle a un reportero por el manejo (profesional) que dio a un caso de un regidor de oposición que enfrentó un problema de salud en horario laboral.

El reclamo fue que el reportero no publicó la “nota” de que el regidor de oposición estaba borracho; eso fue lo que no le gustó al director de turismo, lo cual además era mentira.

Otro caso reciente fue la amenaza velada que el hijo del alcalde lanzó contra una reportera, porque no le gusta el enfoque que la colega da a la información sobre la pandemia por Covid_19.

Francisco Javier Velázquez, hijo del alcalde, quien no ocupa cargo público pero que dicen mis colegas en Poza Rica, siempre anda metido en lo que hace la dirección de comunicación social del ayuntamiento, cree que puede reclamar, ofender, acusar y amenazar a periodistas y se ampara en el cargo público de su progenitor.

Algo pasa en Poza Rica, donde en diciembre querían limitar derechos de información y en menos de una semana se han registrado al menos dos agresiones y amenazas directas contra periodistas.

Algo pasa en Poza Rica, donde a pesar de las denuncias presentadas ante la CEAPP, el alcalde Velázquez Vallejo no ha recibido ni siquiera una carta de extrañamiento por su trato hacia periodistas, especialmente para quienes le resultan incómodos.

 

*********

 

*Periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de buenas prácticas para la cobertura informativa sobre violencia”.


Entradas relacionadas

Comparte tu opinión con el mundo...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.