BANDIDOS

¡ A S Í            E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

 

Existe gente sin escrúpulos que toda su vida la han dedicado a la maldad, la corrupción, el robo en despoblado, pero sin duda alguna. Hana corrido con suerte porque nadie los ha frenado y entre más dinero son capaces de esquilmar a sus semejantes, generalmente personas de escasos recursos y necesitadas de terrenos donde edificar sus casuchas porque no tienen para más, más voraces se vuelven para seguir acumulando dinero mal habido, engordando sus carteras hasta decir basta.

 

Tres de esos tipos deshonestos y ruines, carentes de buenos sentimientos porque solo es la ambición del dinero la que guía sus acciones, son Miguel Leyton Burgos, el ¿pastor? Jorge González Morales y Chabela –así la conocen, no saben su nombre completo. Que por cierto, no se aparecieron en el momento de la tragedia en el asentamiento humano irregular y que seguramente estuvieron ciertos siempre,  de que conducían a los moradores de La Barita a un riesgo que desafortunadamente en días pasados, provocó la muerte de dos personas –padre e hija–, al explotar una línea de gas que pasaba por  arriba de donde habían construido sus viviendas.

Los tres, se convirtieron en homicidas por haber provocado esa ambición de un terreno de altísimo riesgo que quedó comprobado con ese mortal accidente, pero además, pueden ser denunciados por los afectados –todos los habitantes del sector afectado–, por otros delitos como amenazas, corrupción, fraude y los que se acumulen, pero mire lo que son las cosas, después del siniestro mortal, los tipos vuelven a aparecer y sin el menor remordimiento por la muerte de habitantes de ese peligrosísimo lugar, para intentar engañarlos nuevamente, cobrarles cuotas que llegan hasta los 600 pesos que más en estos momentos de súper crisis por la pandemia del coronavirus, bajo la amenaza de si no hay pago, sacarlos de los lotes y las construcciones que poseen.

Está visto que las autoridades como la Fiscalía Regional  de esta ciudad, no interviene y por tanto no investiga pese a los muertitos, si no es mediante denuncia y como los habitantes de La Barita no se animan a hacerlo por la amenaza que pende sobre sus cabezas, pues los tres bandidos que todos ahí y en otros sectores donde han hecho el negocio de su vida, volvieron ahora al sitio del siniestro para intentar seguirles sacando dinero que no tienen a los pobres habitantes de ese irregular asentamiento humano. Parece que ya es tiempo de que se actúe con todo rigor en contra de esta tripleta del mal.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com


Entradas relacionadas

Comparte tu opinión con el mundo...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.