Médicos, a la guerra sin fusil

Édgar Escamilla

Papantla, Ver.- Personal médico y de enfermería del Hospital IMSS Bienestar de Papantla, denunció este martes 24 de marzo la falta de insumos básicos para atender a posibles pacientes con coronavirus Covid-19, a sabiendas de que serán víctima de represalias de parte de directos y de los propios delegados sindicales.

Durante la mañana, personal de enfermería no pudo cumplir con indicaciones médicas a dos pacientes aislados en el área de pediatría por la falta de insumos. Una de las compañeras tuvo que utilizar un cubrebocas improvisado con lo que debía ser una bota quirúrgica. Aún no se registran oleadas de pacientes sospechosos, pero ya enfrentan desabasto.

En la “mañanera”, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, informó que a la fecha se han transferido a los sistemas de salud estatales 15 mil 300 millones de pesos y que en los próximos días destinarán 25 mil millones más.

El 30 de agosto de 2019 el IMSS Bienestar de Papantla fue visitado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, fecha en la que anunció una inversión de 40 mil millones en 2020 para la compra de medicamentos y contratación de médicos, personal de enfermería y especialistas.

Al cambio de turno en la mañana de este martes, la guardia recibió 15 cubrebocas para más de 60 trabajadores. No hay siquiera para los pacientes que ya tienen en aislamiento por otros padecimientos. Temen a lo que pueda ocurrir en cuanto comiencen a llegar usuarios con síntomas de Covid-19.

Temen ahora que se ha declarado la fase dos, consistente en contagios locales, entre la propia comunidad, que la falta de insumos para protegerse los afecte no solo a ellos, sino también a sus familias. Tienen claro que no es cuestión de vocación, sino de sentido común.

El personal no cuenta con implementos básicos para protegerse y cuidar de sus pacientes, como cubrebocas, guantes, batas y toallas desechables, lentes, además de que productos como el alcohol comienzan a escasear.

Papantla aún no registra casos sospechosos y ya se ha visto superado por la contingencia. “No es una protesta, es una petición para que pongan los ojos en nosotros, nos atiendan”, expresa uno de los manifestantes del hospital que atiende un promedio de 30 mil consultas al año, de mas de 7 municipios de la región Totonaca.

En total son más de 160 trabajadores de la salud en total los que están siendo afectados por la falta de insumos, pero no todos se atreven a expresar por miedo a las represalias. Comentan que de los tres ventiladores, solo funciona uno y es pediátrico, por lo que no cuentan con equipo para atender una emergencia.

Esta misma situación se repite en el resto de las unidades médicas de la entidad. En Xalapa protestaron el lunes; este mismo martes hicieron lo propio trabajadores del IMSS Córdoba y en Túxpan están solicitando mediante oficio la adquisición de este tipo de materiales.

La respuesta en todos los casos es la misma: las dotaciones llegarán una vez que se presenten más casos sospechosos de Covid-19. Mientras tanto, temen poder contagiarse con los pacientes asintomáticos, los cuales representan el 30 por ciento de los casos, de acuerdo a estudios epidemiológicos consultados.


Entradas relacionadas

Comparte tu opinión con el mundo...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.