¿Cuánto más podrá resistir la lealtad de las Fuerzas Armadas?

Plana Mayor

Columna Plana Mayor

Severas reacciones despertó en el medio militar, la institución más leal a la figura presidencial, el escuchar a su Comandante Supremo, Andrés Manuel López Obrador, manifestar abiertamente que “si por el fuera, desaparecería al Ejercito para convertirlo en Guardia Nacional”. Estas duras y reveladoras declaraciones le da la razón a sus adversarios políticos que constantemente manifiestan que su intención es desparecer a las instituciones que representen un contrapeso, en este caso el Ejercito Mexicano y la Armada de México.

México carece de policías municipales, estatales y federales preparadas, con vocación de servicio.

¿Hasta dónde las tropas resistirán la falta de preparación de los políticos que los utilizan como piezas de ajedrez para solucionar los problemas que ellos han creado?

¿Hasta cuándo seguirán aguantando tener más trabajo, mayores responsabilidades, procesos, divorcios (donde las pensiones alimenticias son de más del 50% de sus haberes), difamaciones, quejas ante la CNDH, torturas de la policía ministerial militar (antes Judicial militar), ir presos a prisiones federales (con todos los grupos criminales que luchan día a día), sin aumentos a salario, con pérdidas de beneficios (becas escolares, malos servicios médicos), con el argumento que el valor y la lealtad están por sobre todas las cosas y que lo más importante es sacar adelante la misión que el pueblo de México les ha encomendado? Y un largo etcétera.

Los políticos hacen planes sobre un papel, que en el papel son perfectos, pues el papel lo aguanta todo, no hay equivocaciones, no hay muertes, no hay procesos, no hay recomendaciones de la CNDH, pero en la realidad la gran mayoría de esos políticos jamás han estado en la calle, en un enfrentamiento; jamás han ido a una fuerza de tarea ni a erradicar plantíos de drogas, nunca han tenido la necesidad de ver a sus compañeros heridos o muertos por las balas de los que sí son los verdaderos enemigos de México: los criminales, los narcotraficantes, los asesinos, violadores.

Sin duda vivimos en un México donde los criminales saben perfectamente cómo victimizarse, utilizando a grupos de personas que se prestan para ello, como mujeres y niños que son contratados por estos grupos para ser carne de cañón y tratar de provocar reacciones del personal castrense.

Todo esto es lo que tendrá que enfrentar la Guardia Nacional, entendiendo y siendo claros, que son las Fuerzas Armadas con uniforme de Guardia Nacional, porque aun cuando existieron reformas a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, esta Guardia es la que el Presidente de la República buscó desde el día uno, ya que esta Fuerza Policiaca no es una policía civil, es una policía militar con uniforme de Guardia Nacional.

Con ésta se busca que sea el personal militar quien se encargue de la investigación y persecución de los delitos, simplemente porque no se confía en las policías del país, porque se sabe de la corrupción que impera en todas ellas, porque simplemente en muchas zonas y regiones son el brazo armado de los grupos delincuenciales, en pocas palabras sus matones a sueldo.

Se sabe y se tiene certeza que los policías federales no son bien recibidos por los mandos militares que están en la Guardia Nacional, simplemente porque los ven como los corruptos, zorras y fifís; considerándolos el eslabón más débil, por no entender la filosofía militar del mando, ya que la ideología de la policía siempre será distinta a la del Ejército, donde la misión se cumple aun cuando se tenga que ofrendar la vida y las de las tropas.

El Ejercito Mexicano se está jugando su credibilidad y prestigio con la Guardia Nacional, así como el General Secretario Luis Cresencio Sandoval, la forma como pasará a la historia, ya que se le ha dado toda la libertad para llevar acabo la creación de dicho órgano policiaco-militar.

Ahora será importante saber cómo reaccionara cuando existan dificultades, ¿apoyará a las tropas?, ¿saldrá a dar la cara por ellos?, ¿velará por sus necesidades operativas y personales?, o solo quedará en el discurso, en el papel que planea y aguanta todo, ¿o lo hará como su antecesor?, que los abandonó a su suerte, siendo el secretario de la defensa más político que militar en la historia del país.

Estas preguntas iremos viendo cómo serán contestadas, ya que a un día del arranque de la Guardia Nacional en Tabasco, ya salió el primer reto de grupos criminales contra esta nueva fuerza policiaca, donde además es la tierra natal del Presidente de la República, quien no contempla el uso de la fuerza como opción, recordando también que las prioridades del Gobierno Federal es tener una buena imagen por encima del personal que forman parte de la instituciones.

A título personal, deseo que a la Guardia Nacional, con todas las carencias, problemas, falta de identidad, sin presupuesto, ilegalidad, improvisación y poco apoyo, le vaya excelentemente bien, por una situación muy fácil: los dictámenes de seguridad a nivel nacional son peores de lo que la gente ve o entiende; los grupos criminales son quienes gobiernan de facto en gran parte del país, apoderándose de todo lo que hay a su alrededor.

Considero que las cosas empeorarán antes que mejorar, teniendo la certeza de que nuestros soldados (Guardia Nacional), sacarán adelante la misión aún en contra de los políticos, de los mandos y de los criminales que intentan que fracasen, antes de incluso empezar.

Lic. César M. Gutiérrez Priego.

Entradas relacionadas

Un comentario sobre «¿Cuánto más podrá resistir la lealtad de las Fuerzas Armadas?»

  1. Jorge

    Maestrín: dejé de leer tu rollo cuando leí que escribiste » fichas de ajedrez». Para analizar y escribir sobre temas de interés público se requiere de cierta cultura general y amplia información sobre el asunto en particular.
    Tu no tienes ninguna de las dos. Prepárate y practica antes de publicar.
    Las de ajedrez no son fichas, son piezas.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.