Desprestigio contra realidad

La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana 2019 arrojó que casi 74 por ciento de los consultados considera que vivir en su ciudad es inseguro.

Esta percepción es con base en delitos del fuero común vinculados con entornos sociales que no están directamente relacionados con el crimen organizado, lo que de entrada deberían estar ya solucionando las autoridades municipales y estatales, sin que por ello se le quite la responsabilidad que tiene el gobierno federal en este terrible fenómeno.

La encuesta mantiene una constante de mayor credibilidad y confianza en las fuerzas armadas por su desempeño ante otras instituciones como policías municipales y estatales. La Guardia Nacional tiene un grado de credibilidad donde más de 70 por ciento la considera “muy o algo efectiva”.

Esta semana fueron detenidos por secuestro en el Estado de México tres efectivos del Ejército. Esto produjo noticias falsas en el sentido de que pertenecían a la Guardia Nacional, lo que no pretendía desprestigiar al Ejército, sino a la Guardia.

Las campañas de desprestigio contra los militares son práctica cotidiana; sin embargo, pese a éstas y las mentiras en redes sociales y algunos medios de comunicación, o bien con los abusos que tanto la justicia militar como la civil han castigado a los elementos que han cometido delitos, los mexicanos confían plenamente en la acción, presencia y apoyo que los soldados les brindan.

El mensaje que envían tanto el secretario de la Defensa como el de Marina es contundente en el sentido de que ningún delito cometido por algún militar se solapará.

Es importante reconocer que los militares han sido ejemplo de institucionalidad y legalidad en los proyectos de Nación, y no serán ellos quienes generen detrimento o falta de credibilidad a la actual administración, o peor aún juegos políticos que enturbien el de por sí complejo panorama de la gobernanza.

Este sexenio no será la excepción. Para las fuerzas armadas, las instrucciones del Presidente son claras en el sentido de acabar con los abusos y seguir coadyuvando con diferentes autoridades para bajar los niveles de crimen e inseguridad. El instituto armado tiene tantas fortalezas que por ningún motivo arriesgarán, permitiendo que sus integrantes relajen su disciplina y se olviden de su lealtad al país y a los mexicanos.

Lo que no se han dado cuenta quienes desprestigian a los soldados es que son los hechos los que ganan. Está identificado que estas campañas se originan precisamente en el centro del país o en lugares donde los militares afectan más a los criminales.

Cabo de guardia

En este desprestigio se pretende hacer ver a la Guardia Nacional como persecutor de inmigrantes. No se han dado cuenta de que se trata de rescate, no de persecución. A los migrantes se les está rescatando hasta de ellos mismos. Son capaces de arriesgar su vida y la de los suyos con tal de alcanzar el jodido sueño americano.

jibarrolals@hotmail.com

@elibarrola

www.cadenademando.com

Entradas relacionadas

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.