Van 2 mil empleos perdidos durante la pandemia, en Poza Rica

 

Édgar Escamilla

Ya en la recta final del año, empresarios ven poco probable que al menos la mitad de los comercios que se vieron forzados a cerrar sus operaciones por considerarse no esenciales puedan volver a abrir, derivado de la crisis económica que esto les generó y que en suma, representa cerca de 2 mil empleos menos registrados ante el IMSS.

Para Francisco López Gómez, presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Poza Rica, el 50 por ciento de los establecimientos comerciales afectados durante la actual contingencia sanitaria por la covid-19 no volverán a abrir sus puertas.

De acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), son al menos 2 mil empleos los que fueron dados de baja en el periodo de marzo a septiembre y que no se han vuelto a reactivar, a consecuencia del impacto de la pandemia.

“Lo que estamos buscando son créditos, lo hemos dicho una y otra vez, no queremos que nos regalen nada, lo que hemos solicitado es que se difieran pagos como la energía eléctrica y del Seguro Social, cosa que no se dado por parte del gobierno”, expresó.

El representante de los comerciantes agregó que han buscado la posibilidad de que los bancos ofrezcan tasas más accesibles. “Se dio una noticia hace poco que los bancos iban a dar facilidades de reestructura, pero nos hemos comunicado a los bancos y dicen que no tienen conocimiento”.

Para los empresarios, cada día que pasa con sus comercios cerrados se convierte en una sentencia de cierre permanente ante la imposibilidad de reiniciar operaciones o recibir algún apoyo por parte de las autoridades. Los créditos ofrecidos por los gobiernos federal y estatal de poco o nada sirvieron.

A la fecha la Canaco cuenta con un padrón de 300 afiliados y será hasta la siguiente afiliación a inicios del próximo año cuando puedan evaluar si éstos continuarán o se tendrán bajas.

Con la reapertura del centro de la ciudad, reconoció que las ventas de los comercios que mantienen sus actividades mejoraron en un 20 por ciento, lo cual si no es muy alentador para recuperar las pérdidas que dejó la contingencia, sí les permite solventar compromisos como el pago de nómina, servicios o proveedores.

La perspectiva para el último trimestre del año no es mejor, pues será en estos meses cuando realmente se comiencen a ver las consecuencias de la crisis y que probablemente las afectaciones serán mayores.

“Mientras no salga la vacuna y se reactive la economía como estaba, pasarán uno o dos años, más o menos”.

En relación al programa “Buen Fin”, comentó que se espera como una oportunidad para que mejoren las ventas, aunque es prudente y reconoce que la derrama no será misma que en otros años. Mientras tanto, continuarán incrementándose las afectaciones por la falta de circulante.


Entradas relacionadas

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.